GENOCIDIO Y EXTERMINIO: LA EMPRESA CRIMINAL DE DEVASTACIÓN HUMANA CONTRA EL PUEBLO VENEZOLANO.

Por: Jesús Caldera Ynfante, PhD

En nuestra Venezuela, la empresa criminal representada por la dictadura de Nicolás Maduro Moros, regentada por la tiranía cubana, viene adelantando un plan de control biológico sobre la vida de la población (biopoder) mediante herramientas biométricas como el Carnet del Exterminio (mal llamado de la patria) para afectar el cuerpo de nuestros hermanos mediante la generación dolosa, sistemática y generalizada de hambre, enfermedades y falta de seguridad para proteger la vida, reduciendo a los venezolanos a situación de sobrevivencia, precariedad y vulnerabilidad (nuda vida) para evitar que resistan o se rebelen ante la opresión y mantenerse el el poder a sangre y fuego. La devastación humana es también conocida como “pogromo” siendo de triste recordación la aniquilación de más de 35 millones de chinos con el Gran Salto Adelante de Mao (1959/1961) o los 7 millones de muertos (ucranianos en su mayoría) durante la colectivización agrícola impuesta por Stalin en Rusia (1929/1930) hechos por los que nunca fueron juzgados.

Pero las cosas han cambiado. Esta conducta delincuencial del totalitarismo del siglo XXI, que encarna el régimen de terror de Maduro Moros/Castro Ruz, constituye, según el Estatuto de Roma (de la Corte Penal Internacional (ER/CPI) crímenes de genocidio y delitos de lesa humanidad.

El genocidio, perpetrado con la mala intención de ejecutar la destrucción total o parcial del grupo nacional, en este caso, la población venezolana especialmente la opositora, está previsto en el artículo 6, literales b y c del ER/CPI, orientado a “causar lesiones graves a la integridad física o mental de los miembros del grupo” y, también, a consumar “el sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”.

El delito de lesa humanidad de Exterminio se materializa cuando, la dictadura de la dupla criminal Maduro Moros/Castro Ruz, de manera generaliza, sistemática y dolosa lleva a cabo “la imposición intencional de condiciones de vida (miserable), la privación del acceso a alimentos o medicinas, entre otras, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población”, según lo previsto en el artículo 7, numeral 1, literal b del ER/CPI.

Por consiguiente, el obrar de la dictadura de Maduro Moros contra el pueblo venezolano, dirigido por la tiranía cubana, representa una política destinada a la devastación humana del pueblo, a generar enormes daños antropológicos contra el mismo, siendo calificada como conducta criminal a nivel internacional por la ejecución intencional de delitos de lesa humanidad y crímenes contra la humanidad.

En Venezuela hay un Plan Genocida, un Plan de Exterminio, en plena ejecución, siendo ello la causa principal de la miseria, pobreza, muerte y éxodo masivo de miles de personas.

Tenemos que llamar las cosas por su nombre. Seguir hablando de los efectos (crisis humanitaria) sin atacar y denunciar las causas (Plan Genocida/Plan de Exterminio) que motiva la devastación humana de los venezolanos es parte de los cambios que la alternativa democrática (oposición) tiene que adoptar con inmediatez.

En la próxima Cumbre de las Américas, tenemos que denunciar con vigor el Plan de Devastación Humana contra el pueblo venezolano (genocidio/exterminio) de la dupla criminal Maduro Moros/Castro Ruz, para que allí acuerden, sin retórica, dada la gravedad de los crímenes que se están ejecutando de forma Flagrante, que cualquier Presidente o Jefe de  Estado o de Gobierno (o un grupo de estos) o el Secretario General de la OEA, se hagan parte en los múltiples procesos que existen en la CPI, algunos de ellos en examen preliminar en la Fiscalía de esa instancia judicial internacional.

También deberíamos iniciar, de forma simultánea, denuncias contundentes, basadas en abundante material probatorio, ante la Justicia Universal que ejercen ciertos países (Alemania, España, Bélgica, Francia, Canadá o, particularmente, Argentina) para que tribunales de estos países investiguen los hechos y castiguen los responsables independientemente que los crímenes no se lleven a cabo en sus territorios ni que los victimarios ni las víctimas estén en los mismos.

Iniciativas como la liderada por Walter Márquez, ante la CPI, denunciando el delito de lesa humanidad de exterminio puede ser replicado en alguno de estos países para que examine el caso y, seguramente, abra la investigación y sancione a los responsables de estos crímenes horrendos que avergüenzan la conciencia jurídica de toda la humanidad que, por ello, no prescriben y no van a quedar impunes. Más temprano que tarde la justicia los atrapará.

Sigamos orando y luchando, con fe y templanza, por la liberación espiritual y la libertad política, social y económica de nuestra Venezuela.

El fin de la tiranía luce cada vez más próximo.

Hay esperanza: la luz siempre vence las tinieblas.

Los buenos somos más!

 

Foto tomada de: https://www.lanoticiadelcaribe.com/2018/02/16/dictador-maduro-anuncia-acudira-la-cumbre-las-americas/

Leave a Reply