Por: Jesús Caldera Ynfante, PhD.

Este célebre refrán, fue dicho por el expresidente venezolano Luis Herrera Campins, para cuestionar la lamentable aseveración del expresidente Jaime Lusinchi cuando dijo “la banca me engañó” para justificar la paupérrima renegociación de deuda externa durante su gobierno.

Esta confesión o mea culpa del dictador, que pretende imponer una hegemonía comunista para que nunca más haya elecciones en Venezuela (como lo pidió Aristóbulo Istúriz en él recién concluido IV del PSUV) no lo libera de una estrepitosa caída y salida del poder porque el daño estructural contra la economía, el aparato productivo y el tejido social son irremediables mientras se mantenga en el poder la tiranía, causa generatriz de la emergencia humanitaria compleja, el desplazamiento forzado de venezolanos, la crisis de refugiados y el plan de exterminio que ejecuta para quitarle la vida a la población privándola de alimentos, medicamentos, bienes y servicios esenciales y sus libertades fundamentales.

Nicolás Maduro Moros, instrumento servil de la dominación extranjera cubana contra el pueblo venezolano, sabe de sobra que se le acabó el tiempo, que el fracaso de su dictadura desalmada es irreversible y que hizo de la rica Venezuela una Nación arruinada con una población es estado de supervivencia, empobrecida, triste, infeliz y aterrorizada. A buena hora se da cuenta del desastre que ha causado Nicolas Maduro, ya cuando va de salida.

No hay grandeza en sus ejecutorias y su palabra carece de todo valor. Hará lo que le convenga al régimen cubano para mantenerse en el poder así tenga que acabar con la vida y las libertades de los venezolanos.

La salida de la dictadura no tiene retorno. No hay marcha atrás. La protesta social, la movilización popular, la huelga general o el paro nacional son respuestas legítimas para desobedecer civilmente a un régimen de terror, opresión y muerte. El pueblo tiene derecho a resistir y oponerse al narcodespotismo de Maduro Moros y sus amos cubanos.

Es la hora de la grandeza y la unidad para derrotar la dominación extranjera cubana y sacar del poder a su títere en Venezuela librando la lucha para conseguir la Segunda Independencia y que, juntos Construyamos la Nueva Venezuela de todos y para todos.

Oremos y luchemos. La batalla es espiritual y política.

La luz siempre vence las tinieblas.

Los buenos somos más.

Les invito a leer nuestro análisis político y jurídico de la situación de dominación extranjera consentida que vive el pueblo venezolano por parte del régimen cubano con la complacencia de Nicolás Maduro Moros y el alto mando militar sumiso en “La hora de la Grandeza” visitando nuestro Blog: www.jesuscaldera.com

siguenos en:

instagram: @jesus_caldera_chucho

facebook: @jesucalderaynfante

Twitter: @chuchocaldera18

frente:http://www.diariolasamericas.com/maduro-reconoce-su-responsabilidad-la-crisis-economica-venezuela-n4159003

imagen tomada de: https://puntodecorte.com/caricatura-de-samuel-bravo-al-bravo-punto-de-caramelo/

Leave a Reply